7 cosas que pasan cuando la gente confunde tu trastorno de ansiedad con una gran ambición por producir

Siempre supe que era un poco más nerviosa que los demás, pero nunca me di cuenta de lo que eso realmente significaba. Tenía más de 20 la primera vez que entendí que mi productividad y supuestas ansias de perfección no eran nada más que un montón de miedos provocados por el simple pensamiento de hacer algo mal. En mi mundo equivocarse no era una opción y demasiadas cosas dependían de mi registro intachable… entre ellas mi propio valor como ser humano. Seguí viviendo como siempre hasta que un día, haciendo ejercicio, me sucedió algo raro. Era 2015 y de pronto mi brazo se sentía extraño, adormecido, con extraños cosquilleos. La sensación me hacía sentir nerviosa, ansiosa, llena de miedo. Después de muchos exámenes que revelaron que no tenía ningún problema (y unas vacaciones que me dejaron como nueva) comencé a darme cuenta que los síntomas físicos que tenían se relacionaban directamente con mi gran ansiedad por cumplir con todos… y bueno, con nadie a la vez.

Han pasado dos años y los síntomas han cambiado. Oficialmente estas sensaciones constituyen un ataque de ansiedad, un pseudo ataque de pánico con características especiales (aunque cada vez más comunes según mi terapeuta) que coronan mi trastorno generalizado de ansiedad. La gente sigue creyendo que soy extremadamente eficiente y dedicada a mi éxito y perfección y si bien eso es cierto (solo en parte) yo sigo sonriendo sin decir lo que de verdad quiero decir: que la mayor parte del tiempo trabajo como si alguien me obligara a hacerlo, que mi miedo a decepcionar a las figuras de poder que se presentan como superiores o padres es inmenso y que muchos días preferiría quedarme en mi cama mirando el techo. Si tú también te sientes identificado con todo esto, entonces la lista a continuación tendrá mucho sentido.

1. No pueden dejar de decir lo mucho que quieren ser como tú

Incluso si sabes que tú mismo@ darías todo por ser ellos y no tener este trastorno en tu interior.


2. Te felicitan por tu arduo trabajo, reforzando sin querer tu patrón poco sano de conductas

Tu cerebro se siente complacido, algo que hace difícil dejar de operar como lo haces (para eso la terapia ayuda un montón)


3. Te ponen como ejemplo todo el tiempo

Y nunca sabes si es oportuno decir la verdad o no.


4. Quieren aprender a ser “metódico” sin intender que poco tienes de método y mucho de descontrol

Es así.


5. Esperan grandes cosas de ti

Pero tú ya te obligas a operar a tal nivel de perfección que cualquier expectativa extra se siente como un peso más sobre tus hombros. Muchas veces el solo orgullo que otros puedan sentir con respecto a tus logros es suficiente como para hacerte querer vender todas tus cosas e irte a vivir a un país donde nadie te conozca.


6. Dependen de ti porque se sienten seguros

Pero nunca se dan cuenta que tu preferirías que nadie se apoyara de ti de esa forma, especialmente porque no eres tan estable como pareces.


7. Creen que lo tienes todo

Y aunque puede que sea cierto, rara vez la ansiedad te permite disfrutarlo de esa forma.

Vivir con un trastorno de ansiedad no es sencillo y es importante que siempre busques el apoyo de tus seres queridos, de un terapeuta y también de un psiquiatra en caso de que tus síntomas hagan de tu vida un infierno. No dudes en pedir ayuda, y si no sabes con quién hablar, recuerda que al menos esta extraña en Internet sabe exactamente cómo te sientes gran parte del tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s