3 diferencias entre estar con tu alma gemela y conocer a tu compañero/a de vida

Hace algunos días me encontré con un artículo que pretendía diferenciar dos tipos de personas que pueden llegar a nuestra vida en el ámbito romántico. Si bien el estilo del escrito era más bien “cósmico”, descubrí que decía grandes verdades en cuanto a lo que nos sucede al encontrarnos con diferentes parejas y personas a lo largo de la vida.

Siempre me he cuestionado el hecho de que mientras algunas personas permanecen en nuestra vida durante años, otros entran y se van con rapidez, dejando un vacío un tanto extraño en nuestras vidas. Según este artículo, lo anterior se debe a que mientras algunos seres pueden transformarse en nuestros compañeros de vida, otros están destinados a ser nuestras almas gemelas.

Sigue leyendo para descubrir sus tres diferencias.

1. Las almas gemelas se quedan por breves períodos, los compañeros duran para siempre

Las almas gemelas llegan a nuestra vida con metas específicas y propósitos claro: enseñarnos algo que necesitamos aprender con urgencia. A menudo nos dejan una vez que el aprendizaje a terminado, mientras que los compañeros de vida se mantienen a nuestro lado como símbolo de una educación y aprendizaje que no acaba nunca.


2. Las almas gemelas llegan en momentos precisos, los compañeros de vida nos sorprenden cuando menos lo esperamos

Debido a que nuestras almas gemelas (podemos tener varias) vienen a enseñarnos algo muy específico, es necesario que lleguen a nuestra vida en el minuto correcto, sin adelantarse ni retrasarse ni un solo segundo. Los compañeros de vida, por otro lado, nos sorprenden e intrigan con características muy diferentes a las nuestras que parecen complementarnos a la perfección.


3. Las almas gemelas, a diferencia de los compañeros de vida, no siempre son parejas románticas

A menudo pueden ser amigos, familiares o incluso mentores. La falta de amor romántico no implica que tu alma gemela sea menos real.

Es importante aclarar que ningún tipo de relación es superior al otro. A veces pasarás meses y años al lado de tu alma gemela antes de decidir partir, otros, te demorarás meses en darte cuenta que tenías a tu compañero de vida frente a tus ojos.

¿Has vivido este tipo de experiencias? ¿Crees que es posible explicar una relación de esta forma? ¡Cuéntame en los comentarios!

Lo leí en Thinking Humanity.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s