Las personas más fuertes son aquellas que tienen un ser querido en el cielo

Me he encontrado con mucha gente que cree que los más fuertes y poderosos son aquellos que lo tienen todo. Creen que el poder tiene que ver con el poder económico o social que da el dinero o el estatus, cuando realmente la verdadera fuerza viene desde el interior y tiene mucho más que ver con la persona que somos, los valores que demostramos, nuestros deseos y también nuestros temores.

Es por eso que las personas que son más poderosas y fuertes no son las más ricas en lo monetario, sino las más ricas en lo espiritual.

Hasta ahora, al menos lo que he visto en mi experiencia, me parece que estas personas son aquellas que han sufrido duras pérdidas, experiencias horribles que nadie querría tener que vivir, y que sin embargo se han vuelto a levantar. Dicen que los más fuertes son aquellos que tienen un ser querido en el cielo y yo creo que es verdad.

Estas personas saben cómo se siente el dolor. Y no me refiero a cualquier dolor, me refiero al dolor verdadero, al dolor de saber que alguien que amabas con toda tu alma nunca más estará a tu lado (al menos no físicamente). Es un dolor que no se cura fácil, que no se borra tan pronto con el tiempo, un dolor con el que tienes que aprender a vivir y que te enseña a madurar de formas que los demás nunca lo harán.

Son personas fuertes, personas que merecían nunca haber pasado por este tipo de dolor pero que en vez de haber permitido que la experiencia los definiera casi por completo, se dedicaron a reconstruir su vida, a aprender nuevas habilidades y, por sobre todo, a mostrar aún más empatía por todos aquellos que sufren en el mundo.

Estas son las personas más fuertes, las que viven la pérdida y siguen en pie, las que creen que nunca más lograrán levantarse pero construyen todo su mundo desde cero, respirando lentamente, y además logran ser exitosos. Han lidiado con las peores circunstancias posibles y han sobrevivido y ahora no hay nada que pueda volver a tirarlos al suelo.

Ellos son los más fuertes, los que ven el mundo sabiendo que nada es para siempre, los que están dispuestos a ayudar, los que siempre tienen una palabra de aliento o un consejo lleno de empatía. Son ellos, y no los que creen tener el mundo a sus pies porque tienen mucho poder social o económico. Porque ¿de qué sirve “ese” poder cuando la vida te tira al suelo y te enseña que eres igual que el resto?

Así que si has perdido a alguien y has sobrevivido, siéntete orgulloso. Tú eres la fortaleza que mueve el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s