“La violaban mientras estaba pariendo”: el infierno de las mujeres de América Latina traficadas en Londres

*Foto de Victoria Gutiérrez.

Yenny Aude es directora de LAWA, Latin American Women’s Aid, una organización que apoya a las mujeres latinoamericanas que son víctimas de trata, trafico de personas y abuso sexual. Es la única organización de su tipo que existe en Europa y a Yenny le ha tocado ver casos horribles. Uno de esos tantos, el único que relataré en esta ocasión (pero puedes leer los demás en el artículo original escrito por Margarita Rodríguez para BBC Mundo) es el caso de una mujer que fue rescatada por su organización hace cinco años.

La policía británica acudió a ella por ayuda después de desmantelar una casa donde tenían cautivas a diferentes mujeres. Una de ellas hablaba un idioma que nadie entendía por lo que llamaron a LAWA. Yenny se imaginó que quizás era portugués, por lo que acudió a la escena con una compañera que hablaba el idioma.

Al llegar al lugar se encontraron con una mujer que gritaba en español. Fue allí cuando Yenny le dijo:

“Tranquila, tranquila. Te vamos a ayudar. No tengas miedo”.

La mujer había sido brutalmente abusada. Había perdido a su hijo mientras abusaban de ella porque habían seguido usando su cuerpo incluso mientras estaba con contracciones y entraba en trabajo de parto. Estaba delgada, desangrada, le faltaban dientes y partes del pelo de su cabeza.

“Las fotos que vi de cómo la hallaron eran absolutamente perturbadoras. Cuando llegó la policía, la encontraron colgada: así era como la violaban… Cuando hablé con ella la primera vez, le pregunté si sabía dónde estaba y me dijo: ‘¿En España?’. En ese momento no recordaba cómo la habían trasladado a Londres”.

La mujer era de Colombia, pero cuando iba rumbo a España le habían quitado sus documentos y obligado a entrar al mundo de la prostitución. Tenía 26 años y se requieren meses y meses de terapia psicológica de todo tipo y ayuda para que ella contara su historia.

“Una cosa es forzarte a hacer trabajo sexual y otra cosa es la tortura. Ella había sido torturada”, le afirmó Yenny a la reportera Margarita Rodríguez.

El hecho parece lamentablemente, pero realmente no es un caso aislado. La trata de mujeres latinoamericanas que salen de sus países con la esperanza de conseguir un buen trabajo es muy común y a pesar de los esfuerzos de la policía por detener estos ataques y crímenes, esto sigue sucediendo.

La mujer de 26 años lentamente comenzó a compartir su historia. En la organización le ayudaron a sanar, le dieron una reconstrucción vaginal, le ayudaron a volver a tener sus dientes (sus captores se los quitaban a modo de tortura), le ayudaron a tener otra oportunidad.

“Recordaba que en la última casa en la que la tuvieron, escuchaba gritos de mujeres en las otras habitaciones. No las conocía porque no las dejaban comunicarse entre sí. Cuando querían ir al baño, un miembro (de la red) las acompañaba porque no dejaban que hablaran entre sí”.

Fueron los gritos de las mujeres en la casa donde las mantenían encerradas lo que finalmente alertó a los vecinos del barrio, quienes denunciaron los hechos a la policía.

Con el tiempo lograron que ella se recuperara lo suficiente, tanto física como psicológicamente, como para completar su nueva meta: devolverse a su país.

“Ella quería verse como cuando se fue de Colombia. Me mostró una foto y al compararla con la persona que tenía al frente, eran dos personas totalmente diferentes”.

Tiempo después se despidió dejando sólo una carta.

“Muchas gracias por todo”, se leía.

Según lo que indica BBC, gran parte de las víctimas de trata y esclavitud en Inglaterra son provenientes de Vietnam, Albania o Nigeria, pero eso no quiere decir que el problema de las latinoamericanas sea menor. Entre 2014 y 2016 se registraron 22 casos de personas de nuestra región provenientes de Bolivia, Brasil, Cuba, Guatemala, Nicaragua, Honduras, México, Panamá y República Dominicana.

Tal como lo indica Yenny, es una realidad que existe a pesar de que deseamos que no sea así:

“Es una realidad en nuestra comunidad, en nuestros países. Es una realidad que no queremos ver, que no queremos afrontar. Pero que está ahí”.

La única forma de hacer algo al respecto es denunciando cada vez que estemos frente a una irregularidad.

Lee el artículo completo en BBC Mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s