Este monje budista asegura que la clave de la felicidad se puede encontrar en la fila del supermercado

Haemin Sunim es un monje budista que con regularidad ofrece consejos sobre diferentes temáticas en internet. Uno de esos sitios es el portal inglés Daily Mail, donde ha decidido relatar cómo ha vivido esta experiencia y la forma en la que ha logrado indicarles a muchas personas el verdadero camino hacia la felicidad.

Haemin, además de ser un maestro zen, es profesor de arte en un pequeño colegio de Estados Unidos donde vive la vida a su propio ritmo: es decir, con la mayor lentitud posible.

002

Daily Mail

Como uno de mis propósitos en la vida es vivir sintiéndome más feliz con menos posesiones materiales (todo aquel que alguna vez haya comprado mucha ropa o elementos tecnológicos para intentar sentirse mejor sabe que ese camino es el equivocado) he decidido traducirles la potente carta, llena de consejos simples, que él escribe:

“Por sobre todas las cosas, deténte y tómate un tiempo para saborear tus pensamientos. Recuerda: no es que el mundo exterior sea un caos, es que tu mente está en caos. El mundo nunca se queja de que está muy ocupado.

Ninguno de nosotros puede saber, o quiere saber, todo lo que sucede en el mundo. Si lo hicieramos nos ovlveríamos locos con tanta información. Mi consejo es que vayas más lento y seas más selectivo, así le permitirás a tu mente ir a la par. Cuando llegues al punto en el que estés tan ocupado que tu mente comience a saturarse debes recordar que tienes poder: cuando tu mente se relaja y descansa el mundo exterior también lo hace.

Para despegar la comida que quedó pegada en la sarten tan sólo ponle agua y espera. Después de un rato la comida se suelta sola. No te esfuerces por curar tus heridas, simplemente dales tiempo y espera. Cuando tus heridas estén listas sanarán por sí solas.

Cuando traicionen tu confianza, cuando pierdas la esperanza, cuando pierdas a un ser querido, antes de hacer cualquier cosa pon tu vida en pausa y descansa. Si puedes, rodéate de amigos y comparte comidas y bebidas mientras que lentamente hablas sobre tus sentimientos.

Si tienes que tomar una decisión importante no te preocupes. Simplemente toma de esta medicina especial llamda “tiempo” y espera. Tu inconsciente encontrará la respuesta. Quizás dos o tres días después la respuesta llegará a ti mientras te despiertas o cuando estés en la ducha o mientras le hablas a un amigo”.

También entrega dos consejos fundamentales para aquellos momentos en los que sentimos envidia de los demás o para cuando nos sentimos mal por no agradarle a todo el mundo:

“La vida es como un trozo de pizza. Se ve muy bien en la publicidad pero cuando te la comes no se ve tan bien. Si envidias la vida de otra persona, entonces recuerda la pizza de la publicidad. Siempre se ve mejor de lo que es”.

“No hay necesidad de que te sientas mal sólo porque no le agradas a alguien. Acéptalo como un hecho de la vida, no puedes controlar cómo los otros se siente sobre ti. Esto sólo será un problema si es que permites que lo sea”.

Este monje cree que la felicidad se encuentra en esos momentos que justamente odiamos: aquellos momentos que nos hacen parar y detenernos. La fila del supermercado, la espera en el banco, el tráfico de todas las mañanas. Detente en esos momentos y respira, acéptalo como un momento para calmar tu mente y calmar el mundo que te rodea. Tal como él lo dice “el conocimiento quiere hablar y la sabiduría quiere escuchar”.

Nunca es tarde para comenzar a realizar estos cambios.

Lo leí en el Daily Mail.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s