5 cosas que debemos enseñarles a las niñas de hoy para que sean las mujeres empoderadas del mañana

Ser perfecta da igual, lo que importa es ser quién eres.

Todos tenemos algo que decir con respecto a la igualdad de género: que es necesaria, que no se habla mucho al respecto, que es difícil incorporarla o incluso (en la opinión de algunos) que no es necesaria y que todo está bien como está. Como soy una fiel creyente de que como mujeres aún vivimos subyugadas ante la sociedad machista y patriarcal y como me da terror convertirme en madre algún día y tener que ver a mi hija o hijas pasar por lo mismo que yo he pasado, encuentro sumamente interesante la idea de criar hoy de forma diferente para que el día de mañana, si las cosas siguen sin cambiar demasiado, nuestras hijas, sobrinas, nietas, primas o amigas puedan defenderse de mejor manera.

Según Phyllis Fadell, redactora del Washington Post, gran parte del problema que tenemos a la hora de sentirnos inseguras en ciertas situaciones o de ser incapaces de reclamar, alzar la voz y pedir a gritos eso que nos merecemos (y, también, exigir que dejen de hacernos eso que no corresponde) tiene que ver con cómo fuimos criadas entre los 9 y los 11 años. Es por eso que según ella lo más importante a la hora de criar a las nuevas líderes del mañana es enseñarles a moverse del mundo de una forma totalmente diferente, cometiendo errores, siendo independientes y negándose a ser la figura de la complacencia y perfección que muchos quieren que seamos.

¿Te parece interesante? Entonces sigue leyendo sus recomendaciones.

1. No le digas que tiene que ser perfecta

El deseo de complacer a todo el mundo todo el tiempo y de no cometer errores puede tener consecuencias desastrosas. Eso es lo que explica Rachel Simmons en tu libro La maldición de la chica buena donde asegura que si las niñas se centran sólo en ganar la aprobación de los demás siempre verán el fracaso como algo terrible, pues están decepcionando a los demás. De esta forma, nunca hará lo que ella realmente quiera, sino que se guiará por los deseos y expectativas de su entorno. Claramente, no es lo que queremos para las mujeres del mañana.


2. Enséñale que sentirse bien con sus éxitos y hablar de sus logros no la hace “egocéntrica”

Las chicas rara vez toman crédito por su trabajo duro y en general, cuando las felicitan, suelen decir “oh, no fue nada” en vez de decir “gracias, me esforcé mucho”. Claire Shipman, autora de El código de la confianza asegura que el problema de esta actitud es que las chicas finalmente comienzan a creerse sus palabras y terminan dudando de sus habilidades.


3. Enséñale a manejar su dinero desde pequeña

Sea su mesada o el fruto de su trabajo duro, las chicas deberían aprender a manejar su dinero desde pequeñas. La idea de que es el hombre el que debería aprenderlo y que en algún momento su padre dejará de mantenerla y su esposo comenzará a hacerlo es tremendamente machista, sin embargo, esta realidad solía darse por el sencillo hecho de que no le dábamos a las mujeres la oportunidad de aprender y ser independientes en términos económicos. Eso es cosa del pasado y hoy en día podemos manejar nuestras finanzas sin ayuda de nadie.


4. Enséñale a valerse por sí misma

Esto significa que en vez de resolverle los problemas, le des las armas para que ella los resuelva sola. Sea algo académico o de relaciones interpersonales, las chicas deben aprender desde pequeñas que tienen responsabilidades consigo mismas y que deben cuidarse y resolver sus problemas de la mejor forma posible. No sólo les enseñará a hablar de forma honesta y sin miedo, sino que además le enseñará a tomar la iniciativa en diferentes aspectos de su vida y convertirse en excelentes líderes.


5. Muéstrale que nadie debe definir cuáles son sus metas, ni siquiera tú

De esta forma le estarás enseñando que sólo ella sabe lo que quiere y que no hay límites a la hora de soñar y tener ambiciones. Ella, igual que cualquier otra persona del mundo, tiene derecho a ser lo que quiera y es importante que sepa que ni tú ni nadie la pueden detener. De esta forma, también es importante enseñarles que para conseguir algo hay que trabajar duro y que caerse a lo largo del camino o fracasar un par de veces no significa el fin del mundo.

Personalmente creo que si muchas de las que hoy en día tenemos entre 20 y 30 años hubiéramos entendido esto cuando teníamos 10 o 13, nuestras vidas hubiesen sido muy diferentes. Sin embargo, nunca es tarde para comenzar a realizar este importante viaje y para ayudar a otras chicas, más pequeñas que nosotras, a ver el mundo con otros ojos, evitando de esa forma que pasen por lo mismo que nosotras.

¿Qué crees tú?

Lo leí en el Washington Post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s